VentasComo sobrevivir a una caída de las ventas - monicamendoza.com

17 noviembre, 2017by Mónica Mendoza0

Todo profesional ha sido culpable de cometer un error. Los pequeños percances son más fáciles de pasar por alto, como un error tipográfico en un documento o un error de formato en una hoja de cálculo. Otros errores son más difíciles de corregir, como compartir información confidencial accidentalmente con el cliente incorrecto o darse cuenta de que hizo las cuentas en el presupuesto anual de su departamento de manera incorrecta y ya está en uso.

Ya sea que el error sea grande o pequeño, lo importante es concentrarse en cómo puede recuperarse de él. Tenga en cuenta que, independientemente de la situación, su reacción ante el error desempeñará un papel importante en la eficacia con la que sobreviva al accidente. Los siguientes pasos pueden ayudarlo a ser proactivo y adelantarse a su error.

Retrocede y evalúa la situación.

Este es el primer paso que debe tomar cuando se da cuenta de que ha cometido un error. Este es un paso importante porque lo ayudará a determinar claramente qué necesitará hacer para avanzar. Inmediatamente, respirar y dar un paso atrás y evaluar lo que sucedió le ayudará a observar la situación de manera objetiva para evitar una reacción exagerada.

Tómese unos minutos y pregúntese: ¿Qué tan grave fue su error? ¿Cuántas personas se verán afectadas por ella? ¿Puedes simplemente disculparte y seguir adelante o hay consecuencias muy serias? Si tiene problemas para analizar la situación sin emocionarse, pídale a un amigo cercano o familiar que lo ayude (sin revelar información confidencial, por supuesto).

Procesar sus emociones con ellos primero puede ayudarlo a volverse objetivo acerca de la situación más rápidamente. Y, incluso pueden darte un gran consejo. La clave es no tener una reacción instintiva. Salga de su oficina o salga a caminar por un momento si lo necesita, para aclarar su mente primero.

Tomar responsabilidad

Una vez que haya evaluado la situación y haya determinado cuáles son los próximos pasos para corregirla, confíe en el error. Si determinó que todo lo que necesita es una disculpa, asegúrese de que suceda lo antes posible, con las personas adecuadas. Si cometió un error simple, es posible que la situación solo requiera que notifique a su equipo. Si fue un error más grave, en la mayoría de los casos también deberá informar a su jefe.

Cuando hables con ellos, no andes por las ramas. Obtener derecho a ello. No importa cuáles sean las circunstancias, al asumir la responsabilidad de su error, es importante tener claro lo que sucedió y evitar tratar de minimizar su error. Será más fácil corregir el error si proporciona información precisa desde el principio y ofrece posibles soluciones. Admitir a tu jefe, equipo o cliente que hiciste un accidente grave puede parecer aterrador, pero apreciarán tu honestidad a largo plazo y preservarán tu relación profesional y tu marca, incluso si su primera reacción no es positiva. Cuando ofrece una solución, ofrece una sensación de comodidad que puede manejar para corregir la situación.

Prepárate para el control de daños.

Este es otro paso importante a seguir, y cuanto más rápido pueda comenzar el control de daños, mejor. ¿Eres capaz de arreglar la situación por tu cuenta? Si fue solo un error tipográfico, puede ser tan simple como enviar una nueva copia pidiéndole al destinatario que ignore la versión anterior del documento.

¿Le ha ocurrido este error a alguien más en tu equipo antes? Es posible que puedan compartir los pasos útiles que puede tomar para remediar la situación. Si ha cometido un contratiempo grave, es muy probable que deba decidir un plan de acción con su jefe.

Si el error es tan grave que su trabajo podría estar en la línea, no asista a la reunión ya que asumirá que será despedido. Haga todo lo posible por encontrar una solución (o varias) antes de ingresar a la oficina de su jefe y decida los pasos a seguir que tomará en el futuro para evitar que el error vuelva a ocurrir.

Gestiona el problema.

Nuevamente, es importante ser proactivo, especialmente si ha cometido un error grave. Desarrolle un plan de acción de tres y seis meses para evitar cualquier reacción adicional por su error. Si el error fue lo suficientemente grande como para que lo hayan puesto en libertad condicional, no espere pasivamente a que pase el tiempo. Aproveche la oportunidad para no solo aprender de su error, sino también para desarrollar su capacidad de recuperación muscular.

Lleve un registro de todo lo que hace para mejorar la situación y consulte con su jefe o equipo con frecuencia para informarles qué pasos está tomando. Esto ayudará a generar confianza y confianza en sus habilidades para avanzar. Mantener su confianza después de su error y responsabilizarse por ello ayudará a demostrar que es resistente en situaciones difíciles.

No dejes que tus errores te definan. El famoso ex entrenador de baloncesto de UCLA, John Wooden, dijo: «Si no estás cometiendo errores, entonces no estás haciendo nada». Así que no deje que cometer un error lo desanime y lo paralice en su trayectoria profesional.

Es importante centrarse en el futuro e identificar qué lecciones se pueden aprender de la situación. Determine cómo puede ayudarlo el error: tal vez necesite ser más cauteloso o orientado hacia los detalles para avanzar. No importa cuál sea el error, recuerde tomar lo que pueda aprender de la situación y seguir avanzando.

Mónica Mendoza

Mónica Mendoza

Licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha realizado un máster en Dirección Comercial por EADA y un Programa de Crecimiento de Empresas por el IESE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

https://www.monicamendoza.com/wp-content/uploads/2019/03/Logomonicamen-1-1280x279-1.png

Visita mis redes sociales:

https://www.monicamendoza.com/wp-content/uploads/2019/03/Logomonicamen-1-1280x279-1.png

Visita mis redes sociales:

Copyright by Mónica Mendoza. Todos los derechos reservados.

Copyright by Mónica Mendoza. Todos los derechos reservados.