Sin categoría CÓMO PEDIR UN AUMENTO DE SUELDO

4 agosto, 2021by Mónica Mendoza0

Finaliza el año y con él has trabajado durante muchas más horas de las contratadas… y de las que te han remunerado. Conoces perfectamente que debido a la coyuntura actual, muchas empresas han tenido que rescindir el contrato a varios de sus empleados, y pese a esa medida, las facturaciones siguen disminuyendo, salvo alguna estabilización excepcional en un mes “afortunado” que suele venderse como “representativo”. Como tú, miles de empleados en España son conscientes de que sus empresas no pasan por su mejor momento, pero no podéis evitar sentiros injustamente pagados. Dedicáis más horas y esfuerzo a vuestras empresas, no solamente impulsados por una intachable moral profesional y porque os sentís autorrealizados y totalmente identificados con vuestra labor, sino por la más prosaica razón de que en vuestros departamentos el personal ha quedado reducido a la mitad.

Si te sientes identificado con esta situación, Mónica Mendoza, psicóloga experta en Marketing y Ventas, te da siete consejos a la hora de pedir un aumento de sueldo:

1) Prepara previamente toda la documentación que te ayude a sostener y defender tu solicitud. Por ejemplo: Informes de éxito que precisaron de toda tu dedicación. Una relación de todos los días que recuerdas haber trabajado durante un fin de semana o fuera de tu horario estipulado. Logros personales que repercutieron en el bien de la organización: plazos de entrega superados con varios días de adelanto, algún valioso consejo puntual que salvó de un peligroso encallamiento algún proyecto a contrarreloj… No se trata de echar nada en cara a nadie: solamente te aseguras disponer de documentación para defender tu punto de vista. Esta práctica deberías realizarla incluso si no tienes pensado pedir aumento de sueldo: al finalizar tu jornada dedica unos minutos a tu diario de trabajo, tanto registrando datos objetivos como subjetivos en una libretita.

2) Pide que la persona encargada de tomar la decisión final te atienda durante media hora como mínimo. No provoques el encuentro en una situación informal (por ejemplo, en la sala de los cafés o durante una comida de empresa), porque tu propuesta no será tomada tan en serio.

3) Cuando entres en la sala e inicies el contacto con tu interlocutor, antes de pedir nada, da las gracias por haber sido recibido. A continuación, resume brevemente los aspectos buenos de tu empresa,  por los cuales estás muy agradecido. A pesar de que los debes llevar preparados de antemano, utiliza un tono de voz natural para exponerlos. No debería costarte, si realmente crees en ellos. Y si pides aumento, es que crees en ellos, ¿no?

4) Una vez pronunciadas estas frases (os estoy muy agradecido por esto, esto y esto otro…), comenta que por tu dedicación e implicación te gustaría que revisaran al alza tu rango salarial. Aquí te doy un dato muy importante: se consiguen más cosas si pides por favor que revisen tu rango salarial, que si demandas un aumento del 3%, por ejemplo.

5) Una vez que “te has declarado” (pedir aumento de sueldo es como una declaración de amor, cuesta mucho empezarla, pero una vez que has confesado, todo fluye de manera más fácil), defiende tu propuesta con la documentación que te he comentado en el punto 1. Éste es el fondo de violines o la cena romántica con velitas que debe terminar de conquistar a tu interlocutor.

6) Después de declararte, emplea la técnica del silencio: permanece callado observando a la otra parte. Estudia cómo se comporta y cómo reacciona. Las personas no solemos aguantar bien los silencios y respondemos rápidamente. Pero también ten presente que tu interlocutor no tiene porqué decidirse en el momento a acceder a tus pretensiones (igual que la persona a quien amas), así que jamás lo presiones para que tome una decisión. Y, por supuesto, nunca lo amenaces con irte a la competencia o dejar la empresa. Plantea tus propuestas en clave positiva siempre.

7) No te compares con un compañero de trabajo que trabaja menos que tu y gana más (o al menos lo sospechas). Deja mala imagen y además las condiciones salariales pactadas con la otra persona en su día no son tema de nuestra incumbencia. Se trata de un recurso fácil que deja peor al que lo comenta que al empleado que trabaja menos y gana más.

Mónica Mendoza

Top 100 Speakers Spain en la categoría de Ventas, Marketing y Motivacion, según la agencia Thinking Heads. Licenciada en psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB), ha realizado un máster en Dirección Comercial por EADA y un Programa de Crecimiento de Empresas por el IESE.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *